cabecera experiencia

Buscador

Calendario Experiencia

« September 2017 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Facebook Coto Abierto

 

Instagram Coto de Caza

Martes, 25 Julio 2017 11:11

Técnicas y equipo para cazar en el Círculo Polar

Escrito por Caza Chiruca

Con la excepción de cazadores y tramperos, ningún ser humano pasa los inviernos por encima del Círculo Polar Ártico, de ahí que cazar con ellos, en estas latitudes debe ser una decisión muy meditada y documentada. La caza nórdica es apasionante, extrema y con un componente de aventura que tiene que gustar si se desea practicar.

 

Es todo menos cómoda, pero probablemente es de las más genuinas y naturales que se pueden encontrar en la actualidad.

 

Tras regresar de una cacería en la Península de Kola, en Rusia, mantenía una conversación con mis amigos de TROFEO sobre mi reciente expedición y, al comentar alguna de las incidencias, me propusieron escribir algo sobre la caza en esas latitudes, tan distinta de la que normalmente practicamos en España.

 

Así pues me dispongo a ello sólo con el ánimo de verter unos comentarios muy personales, basados en la experiencia propia y no con la intención de sentar cátedra o buscar polémica.

 

UNA TEMPERATURA INFERIOR A -30ºC

En el término “caza nórdica” incluyo tanto la caza practicada al norte del Círculo Polar Ártico, mejor llamada “caza ártica”, como la realizada en zonas más meridionales pero donde las condiciones climatológicas y medioambientales son tan frías e inhóspitas que requieren sistemas y procedimientos similares.

 

Una característica común es que siempre se practica en motonieve arrastrando o no un trineo, pues los tirados por perros son casi inexistentes. La técnica y el progreso han terminado con el romántico trineo arrastrado por perros, cuyo uso se reduce hoy a unas cuantas competiciones deportivas.

 

Son territorios cubiertos de hielo y nieve, de lagos y mares congelados desde noviembre hasta abril, donde las temperaturas descienden por debajo de los negativos, la noche es larga y el día corto o inexistente.

 

El viento, la niebla y las nevadas son constantes, y permanecer a la intemperie más de cinco horas, circulando en motonieve, acarrea el peligro de congelarse. Estas circunstancias son las imperantes en las zonas que yo considero al escribir sobre “caza nórdica”.

 

Se práctica en Alaska, Canadá, Escandinavia y Rusia, regiones todas por encima del paralelo 60, si bien podríamos asimilar, por el frecuente uso de motonieve, territorios como Siberia para la caza de osos y la Columbia Británica o el estado de Nevada en los Estados Unidos de América para la caza de felinos en invierno.

 

 Técnicas y equipo para cazar en el Círculo Polar

 

Los animales objetivo potencial del cazador deportivo son pocos y podríamos aglutinarlos en tres o cuatro grupos: carnívoros, ungulados, aves y pinnípedos.

 

  • En el primero incluiría oso, lobo, zorro, glotón y lince, en zona boreal, y al puma y otros felinos en zonas norteamericanas algo más meridionales.
  • En el segundo, a los renos, caribúes y buey almizclero.
  • En el tercero, a los urogallos, perdiz nival y gallo lira.
  • Y cuarto, a las diversas clases de focas y morsas.

 

PROTECCIÓN CORPORAL ESPECIAL

Otra característica común a la caza de estas especies en invierno es la necesidad de protegerse del frío vistiéndose por estratos o capas. Actualmente ya no se usan los vestidos de piel de reno que eran habituales hace años, sino que las fibras sintéticas o naturales, como la lana, tratadas con impermeabilizantes y aislantes, han dado lugar a la denominada “ropa técnica”, mucho más funcional, ligera, cálida e impermeable.

 

En este capítulo considero imprescindible el equipo siguiente, que relaciono por capas según las llevo puestas de fuera a adentro:

 

 Técnicas y equipo para cazar en el Círculo Polar

 

Es necesario llevar un saco de dormir de mucho abrigo, mejor impermeable y que resista temperaturas de -30°C, aunque normalmente se duerme en chozas de troncos o cabinas hechas con planchas de aglomerado que cuentan con alguna calefacción.

 

No obstante, cazando en Canadá, en Isla Victoria, por encima del paralelo 70, dormí a -12°C dentro de una cabina de cazadores, por lo que un buen saco de dormir es absolutamente necesario.

 

Otro accesorio necesario son bolsas y macuto impermeables. Las maletas no son prácticas y recomiendo llevar toda la ropa y equipo en un bolsón impermeable, que viaja bien en trineo y mantiene el interior seco.

 

Asimismo, el macuto para salir a cazar debe ser impermeable, pues no solo la nieve o la lluvia, sino también el polvillo que levanta la motonieve, cala y humedece todo. Por ello, es esencial que el ropaje exterior con el que nos vistamos sea impermeable.

 

DE PESCA Y TRAMPEO

Además de cazar es frecuente que te ofrezcan la posibilidad de recorrer líneas de cepos, donde atrapan martas, zorros, armiños, etc. Y también de pescar si estas sobre lagos.

 

La pesca en lago congelado se practica mucho y es una fuente de proteínas alternativa de gran calidad. Para ello hacen un taladro en la superficie congelada hasta llegar al agua, de unos 15 a 20 centímetros de diámetro y colocan un sedal con anzuelo y carnaza (generalmente un pececillo entero), anclado a un travesaño de tabla o un palo más largo que el boquete, pasando periódicamente a recorrer la línea de anzuelos y los peces que han sido atrapados y a los que sacas vivos y coleando.

 

Recorrer las líneas de cepos y trampas también es interesante, pues ves los animales que dejan su huella o que capturan para recolectar su piel y venderla. No olvidemos que estos cazadores profesionales tienen licencia para atrapar animales y vender sus pieles en el mercado de peleteros.

 

Pues bien, recorriendo una línea de cepos en Siberia tuve oportunidad de ver una marta, ya muerta, atrapada en un cepo, y el mismo día vimos la huella fresca de un enorme tigre en el suelo, cubierto con más de medio metro de nieve fresca. Todo ello es una experiencia interesante y completa la visión que se tiene de esos parajes y esas gentes, además de proporcionar, en el caso de la pesca, una variante a la dieta habitual, que es de carne y sopas.

 

PROTECCIÓN DE LOS EQUIPOS

Es preciso proteger cuidadosamente del frío todos los equipos o aparatos que funcionan con baterías, como la máquina de fotos, teléfono satélite, linterna, etc., pues las bajas temperaturas descargan las baterías.

 

Hay que mantenerlos a temperatura corporal, por ello lo mejor es llevarlos en los bolsillos interiores, pues en el macuto y el trineo se descargan completamente en un momento.

 

Como anécdota puedo contar que incluso los bocadillos (¡y no digamos el agua de la botella!) se congelan totalmente en el trineo.

 

Cazando en Isla Victoria, Canadá, al salir en trineo por la mañana, metí en mi macuto unos sándwiches y éste bajo las pieles de reno con que me tapaba en el trineo, circulando tres o cuatro horas hasta que nos detuvimos y se me ocurrió comer uno de los bocadillos.

 

Cuál no fue mi sorpresa cuando al sacarlos de la bolsa descubrí que se habían congelado completamente y eran un bloque de hielo incomible.

 

Incluso las armas deben tratarse contra las bajas temperaturas. Mi recomendación es usar las que te prestan localmente. En general, están bien, son adecuadas para el animal buscado y te liberan de preparar tu rifle o escopeta para las condiciones polares.

 

Y es que, a temperaturas inferiores a -20°C, las armas, para que funcionen, tienen que estar totalmente desengrasadas y tratadas para el frío, por lo que nuestro rifle tendrá que ser preparado para ello por un experto, cosa que se evita usando el que te presten allí. Por otro lado, hay que distinguir según la especie que busquemos.

 

CALIBRES Y ÓPTICA PARA CAZA EN EL CÍRCULO POLAR

Para osos (polar, del Amur y de Kamchatka) y buey almizclero, recomiendo calibres superiores al .300. Yo he utilizado .458, .338, .375 H&H y escopeta del calibre 12 con bala (slug).

 

Para cérvidos, lobo y puma, calibres como el 7mm R.M., .30.06 y .308 son los habituales.

 

Para felinos (linces y gato rabón) y mustélidos, como el glotón o wolverina (Gulo gulo) he utilizado escopeta del 12 y rifles de calibre .222.

 

Para cazar las aves se dispara con escopeta y perdigón zorrero o inferior.

 

Para las focas y morsas, los mismos calibres que para los cérvidos, si bien, un amigo danés, muy aficionado a la caza de focas en Groenlandia, utiliza un rifle del calibre .222.

 

En la caza nórdica, con la excepción de los carneros que menciono más adelante, la óptica no tiene la importancia de otras cacerías y, aunque siempre hay que llevar prismáticos (mejor con medidor de distancia incorporado), cualquier visor de calidad media y pocos aumentos es suficiente, pues generalmente se hacen disparos a corta distancia.

 

Sólo para cazar carneros y osos es necesario el larga vista en la mochila y un visor potente sobre el rifle, pues, como todos los animales de montaña, estos borregos de Kamchatka suelen vislumbrarse en zonas alejadas y un buen spotting scope ayudará a valorar la calidad del trofeo desde lejos, evitando así paseos innecesarios.

 

 Técnicas y equipo para cazar en el Círculo Polar

 

LAS TÉCNICAS DE CAZA

La cacería se desarrolla normalmente desplazándose en motonieve hasta cortar la huella del animal que buscas, para después seguirla con la máquina hasta todo lo que se pueda y aproximarse a ella a pie. Generalmente, se abandona la moto a cierta distancia de donde laten los perros para no alertar a la presa y se camina hasta acercarse a ella, que estará atenta a los perros o luchando con ellos.

 

Para caminar es preciso calzar unas botas impermeables y abrigadas para resistir la nieve y, en algunos casos, según esté la nieve, utilizando bajo ellas unas raquetas para caminar sin hundirte.

 

Cuando se caza con perros suelen llevarse los canes en un remolque enganchado al trineo o a la motonieve, y se les pone en el rastro cuando se encuentran huellas frescas hasta dar con el animal, que suele embalconarse o trepar a un árbol, donde lo sujetan los perros hasta que llegas tú, infatigable cazador, sin resuello, después de una carrera agotadora.

 

Cada especie tiene su sistema de caza apropiado, aunque, como he dicho, en todas se utiliza la motonieve para desplazarte, pues la modalidad practicada es siempre buscando al animal, raramente de espera. En una ocasión hice un aguardo nocturno con cebo al glotón y en otra cacé en la osera, pero es la excepción.

 

Comúnmente circulas en la motonieve hasta cortar un rastro, que si se adentra en bosque no puedes seguir en moto. Por ello circundas la zona para ver si ha salido de ella. Vas haciendo círculos cada vez mayores hasta que dejas de cortar el rastro, lo que indica que el animal está dentro del último círculo.

 

Pones a los perros en el rastro y los sigues a pie hasta alcanzar a la presa, momento en que disparas y te haces con ella. Ese momento suele ser de nervios, especialmente entre los profesionales que te acompañan, que temen que se escape y también por la vida de los perros. No solo por el posible ataque del animal, sino porque tu disparo puede herirlos. Hay que conservar la calma, esperar a que retiren prudentemente a los perros, apuntar bien y matar limpiamente.

 

CAZA NÓRDICA EN VERANO

En el artículo he considerado cacerías con hielo o nieve, normalmente en invierno. Sin embargo, por encima del Círculo Polar también se puede cazar en verano, y en esta época toda la cacería es completamente diferente.

 

La mayor diferencia radica no solo en la temperatura y en el paisaje, carente de nieve, sino principalmente en que todos los desplazamientos son en barca, en moto quad, a caballo o a pie.

 

También la indumentaria varía de lo antes dicho, especialmente cuando se caza desde una barca, pues es preceptivo vestir un traje de color rojo fosforescente, impermeable y que, además, flota contigo dentro en la eventualidad de que te caigas al agua.

 

Pero, sobre todo, lo que hay que destacar es el uso de ropa impermeable, pues la lluvia es muy frecuente o constante en zonas como Alaska o Kamchatka. Cazas, vives y duermes bajo la lluvia, por lo que la ropa, las botas y los guantes tienen que ser resistentes al agua. Tienes que disponer de mudas de recambio, pues la propia humedad ambiente hace que tu ropa esté mojada, al igual que las botas. Otra advertencia importante es que cuando se acampa al aire libre o en tienda de campaña, además, es preciso que el saco de dormir sea resistente a la humedad. Los de plumas no valen, pues recogen la humedad y pierden completamente su funcionalidad.

 

No obstante, fuera de época invernal, en verano y otoño, las cacerías se desarrollan con un nivel de confort muy diferente. Te alojas en barcos de mayor o menor lujo, por ejemplo en Alaska, o en casas de pequeños pueblos, por ejemplo en Groenlandia.

 

Son cacerías a los osos pardos de Alaska, a los bueyes almizcleros y renos en Groenlandia, o a ciertos carneros en la Siberia marítima (Magadan). Todas ellas son grandes expediciones, con cierto componente de aventura pero a la vez sin la enorme incomodidad del frío extremo y la incertidumbre de la climatología.

 

El tiempo en el “Gran Norte”, como lo llamaba el inolvidable cazador Valentín de Madariaga, es siempre, incluso en verano, impredecible y duro, con lluvia, viento, granizo, niebla, nieve, etc., pero en invierno deja de ser duro para calificarse como insoportable.

 

FELIZ REGRESO AL “HOTEL”

Como ya he dicho, el alojamiento suele hacerse en chozas de troncos que son refugio permanente de cazadores profesionales, convertidos en outfitters de tu cacería, y que, dentro de lo que cabe, resultan confortables por el ambiente templado y seco que mantienen.

 

No obstante, son básicas, resultan incómodas para alojar a cinco o seis personas, pues están pensadas para uno o como mucho dos individuos, y carecen de agua corriente y servicios.

 

Generalmente, disponen de una letrina en una pequeña cabaña situada en las proximidades, y en alguna ocasión he acampado en campamentos que tenían una sauna en una cabaña separada.

 

Esto es frecuente en Rusia, ya que te alojas en cabañas que, como he dicho, son utilizadas de manera continuada por el dueño, trampero y cazador, que echa en la zona toda la temporada de caza y que, por lo tanto, necesita darse un baño de vez en cuando.

 

Estas cacerías duran pocos días y, por ello, pasarse sin agua corriente y sin ducha, aunque incómodo, está dentro de lo soportable.

 

Cuando cazas a temperaturas inferiores a -20ºC, frío al que hay que añadir el efecto del viento en la motonieve o el trineo, se aguanta pocas horas a la intemperie. En el último mes de diciembre, cazando en Rusia, estábamos a -30ºC y cada tres horas regresábamos a la cabaña para comer y calentarnos.

 

Al cabo de unas horas te comenzaban a doler las manos y los pies por el enorme frío que sentías, y la mejor solución era regresar al calorcito de la cabaña, donde te esperaban un humeante borch (sopa típica de Rusia), una taza de té y un trago de vodka que te devolvían a la vida. En esas circunstancias llegas a la cabaña y la encuentras más lujosa y agradable que un palacio, y la sensación de gratitud y contento es mayor que en cualquier otra ocasión.

 

Y es que, no en vano, con la excepción de cazadores y tramperos, ningún humano pasa los inviernos por encima del Círculo Polar Ártico, de ahí que cazar con ellos sea una decisión a tomar estando bien documentado y mentalmente preparado.

 

La caza nórdica es apasionante, extrema, y con un componente de aventura que tiene que gustarte si la quieres practicar. Es todo menos cómoda, pero probablemente es de las más genuinas y naturales que se pueden encontrar en la actualidad.

 

 

José Madrazo

 

Fuente: www.trofeodecaza.com

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

©2017 Calzados Fal | CHIRUCA CAZA. Todos los derechos reservados